Desde ayer los visitantes de la Fundación pueden disfrutar de la maravillosa obra Esperando para partir, del artista mexicano Alfredo Castañeda, ya que esta obra formará parte de los fondos de la colección permanente gracias a la donación de la familia Castañeda.

La relación de la FAP con el artista y su familia comenzó en 2011, fecha en la que Alfredo Castañeda pasó a formar parte de la familia de la FAP tras su exposición el fulgor de la mirada, muestra que pudimos ver en la sede de la Fundación de Cuenca y en el desaparecido Museo del Objeto Encontrado de San Clemente.

En 2011 la FAP recibió más de cuarenta obras originales del artista mexicano que estuvieron expuestas en las salas temporales de Fundación en Cuenca junto con una representación de San Jerónimo del pintor flamenco Abraham Janssens, datado en 1610, gracias a la colaboración del coleccionista Jorge Virgili.

Simultáneamente, en el Museo del Objeto Encontrado de San Clemente se expuso una selección de 37 grabados. El fulgor de la mirada fue sin duda unas de las mejores exposiciones que tuvo la FAP en aquel año, pero a la que tristemente Alfredo Castañeda no pudo asistir, ya que falleció unos meses antes de inaugurarla. Desde entonces el vínculo con la familia Castañeda ha sido muy grande.

Además de la exposición temporal que tuvimos de él en 2011, desde esa fecha podemos disfrutar de una obra suya expuesta al público en la Fundación Antonio Pérez de Cuenca. A partir de mañana serán dos las obras que podrán admirar los visitantes.

Al acto de donación acudieron la familia de Castañeda, ya que se trata de un acto muy emotivo para todos, acompañados por la diputada de Cultura, Fátima García, el director de la FAP, Jesús Carrascosa y el coleccionista Jorge Virgili.

para saber más