Del 23 de julio al 26 de septiembre de 2021

La Fundación Antonio Pérez de Cuenca abre al público la exposición Olga Sinclair, la alegría de pintar.

La muestra, se compone una selección de las últimas creaciones de la artista panameña Olga Sinclair, además de algunas obras de periodos anteriores ,y ha sido posible realizarla gracias a la colaboración con el MuVIM, Museo Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat.

En palabras de Alfia Leiva del Valle, comisaria de la muestra, sobre la exposición;

Los cuadros que presenta Olga Sinclair en esta exposición poseen capas sobrepuestas de texturas y colores, historias interminables que se repiten, que nos advierten, que nos conmueven; siempre en movimiento, siempre cambiantes. Olga es una artista líquida que está innovando en todo momento, no le importa deshacerse de una fórmula segura, de una comercialización fácil; ella fluye, se arriesga, no nos da respuestas, no predica verdades absolutas, no nos ofrece una guía. Olga nos da plena libertad para formular nuestras propias interpretaciones.

Por otra parte, su gran técnica académica la convierte en una artista rigurosa en permanente evolución que se reinventa sin ningún miedo ni temor. Su gran memoria visual acumulada –los diferentes países en los que ha vivido, tan dispares entres sí: Panamá, Bolivia, Holanda, España o Indonesia– se verá reflejada en su producción, estimulando la creación de versiones enigmáticas de temas cotidianos que envuelve en hipérbolicas espirales de color y pinceladas fuertes y violentas a la manera de Bacon, en un torbellino de pasión.

En esta exposición, sus cuadros están envueltos en un entorno poético de texturas y pinceladas gestuales propias del lenguaje de la abstracción. La fuerza de su pincelada, aparentemente delicada pero decidida y feroz a la vez, nos muestra a una mujer que ha tenido que reconstruirse una y otra vez en este mundo líquido y difícil que siempre logra reconquistar.

Galería de imágenes

hoja de sala
La muestra Olga Sinclair la alegría de pintar, que se abre al público el próximo 23 de julio, podrá verse en los espacios temporales del Centro de Arte Contemporáneo de Cuenca hasta el 26 de septiembre.