4 de marzo – 3 de abril de 2011

Centro de Arte Contemporáneo / Cuenca


La Fundación Antonio Pérez inauguró, el día 4 de marzo, una muestra fotográfica dedicada a Gervasio Sánchez y Ricky Dávila, comisariada por Santiago Torralba y realizada dentro del marco del seminario organizado por la UIMP, Gervasio Sánchez Ricky Dávila, dos miradas necesarias. Seminario celebrado en la sede de la UIMP de Cuenca y que contó con la presencia de ambos autores.

Paralelamente a esta actividad del seminario, la exposición estuvo conformada por la serie Sierra Leona, guerra y paz de Gervasio Sánchez e Ibérica de Ricky Dávila, esta última propiedad de la Fundación Antonio Pérez.

 

uimp.jpg

 

En palabras de Santiago Torralba, comisario de la exposición; se trata de dos nombres necesarios y hasta imprescindibles para entender las últimas décadas de la fotografía en Europa. Son fotógrafos de referencia obligada para todos y a cada poco nos siguen sorprendiendo con sus nuevos trabajos. En el caso de Gervasio, Desaparecidos, recientemente presentada en Madrid, Barcelona y León donde la presencia de los ausentes queda latente en las miradas de los que quedaron y en el de Ricky con Nubes de un cielo que no cambia, y con su continuación de Ibérica que ofrecerá sin duda nuevos espejos en los que mirar al hombre en toda su desnudez. Muy importante también el trabajo realizado por este Los objetos perdidos en una interpretación libre de los objetos encontrados de esta Fundación y que fue presentado recientemente en el Museo del Objeto de San Clemente.

Desde criterios e intenciones distintas, desde lenguajes que pudieran parecer divergentes, sus imágenes recorren un camino paralelo en el que a veces, en el fondo, llegan a rozarse. En ningún caso hay sitio para adornos superfluos  ni para una estética edulcorante que suavice la escena. Ni siquiera el color que puede incluso desviarnos de la dirección correcta. Lo que vemos, o que nos hacen ver, es tan directo que la imagen recala con profundidad en nuestros espacios más íntimos. Allí se asienta y allí se queda. La fotografía en su estado más puro. Tanto que llega a incomodarnos por los silencios que provoca. Uno desde la denuncia de la guerra y sus consecuencias, otro desde el confesado nihilismo visual, su implicación en el hecho fotográfico es total: Ellos y sus personajes que no pasan desapercibidos: no son meros actores sino que miran fijamente al objetivo estableciendo un espacio de complicidad que cierra un círculo perfecto.

Tanto los premios como los libros publicados por estos dos fotógrafos, son numerosos y su trabajo es material indispensable para la historia de la fotografía en nuestro país.

Santiago Torralba. Comisario de la muestra.

 

9181260bb7c86864ff92fe5dc4df7706.jpg

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg