14 de diciembre 2001- 13 de enero 2002

Centro de Arte Contemporáneo/ Cuenca


En un opúsculo, injustamente olvidado y vagamente racista, del barón de la Tourné, finales del siglo XIX, y cuyo título es ya de por si una declaración de principios: A l’ ombre d’Arthur Rimbaud par l’Abyssinie, podemos leer unos párrafos que parecían escritos para la personalidad y arte de Carlos Pazos.

Allí se habla de un notable y artista decadente abisinio que vislumbró fugazmente al poeta francés a su paso por Harar o Harrar que delas dos formas se llamaba la capital de Abisinia.

Les ahorro lo extenso del capítulo a él dedicado y me limito a lo más sustancioso.

Dice de tal personaje: individuo dado a las depresiones melancólicas, taciturno y un tanto boreal (se nos escapa el significado de esta apreciación), propenso a las bilis metafísicas y al menosprecio de aldea. Profundamente cosmopolita acabó sus días, incomprensiblemente apartado como eremita, en Colliure.

De su arte poética nos dice que era un moderno anclado en la antigüedad y que todo lo que tocaba, siendo el más moderno en su tiempo, tenía un aire lejano y marchito. Añade que su color preferido era el violeta.

Los que conocemos a Carlos Pazos, sus abrigos y su arte, sabemos cuánto hay de premonitorio en estas líneas.

 

Antonio Pérez. Carlos Pazos, El Abisinio. Texto para el catálogo de la exposición Carlos Pazos. Obra Multiplicada. Muy Original 1969-2001.

 

 

Pazos (Custom).jpg

Fotografía Santiago Torralba. Archivo FAP

 

La muestra Obra Multiplicada. Muy Original 1969-2001. Carlos Pazos, cuenta de un centenar de piezas del autor realizadas desde el año 1969 hasta el 2001, donde Pazos pasa del grabado más ortodoxo al fotograbado más desconcertante e innovador, de la litografía sobre piedra al lito/offset, del pequeño al gran formato, del collage a la serigrafía y de la fotografía a la cuatricomía con un rigor y una elegancia pocas veces vistas, utilizando para ello multitud de materiales, objetos y herramientas, desde el plástico, a la madera, el oro la plata…etc

 

En palabras de Vicente Jarque en un artículo para El País en referencia a esta exposición;

Como diría un cursi con toda la razón del mundo, la obra de Carlos Pazos no tiene parangón. Hay quien la ha relacionado con el POP, hay quien la admira por sus descarados lazos con el kirsch, hay quien sólo ve en ella descaro propiamente dicho.

Pazos muy original (Custom).jpg

Fotografía Santiago Torralba. Archivo FAP

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg