6  febrero  - 10 abril 2016

Museo de Obra Gráfica / San Clemente


En palabras del crítico Nicolau Dols sobre esta exposición:

Encontrarme con Anthropos in the house y recordar de inmediato ese homenaje a la vida y a la belleza que es “Futility” de Wilfred Owen me conduce hasta unos recovecos que no había previsto ni sé muy bien si llegan a tener sentido... y todo es sentido si se siente, nada más. Se preguntaba el poeta inglés por el sentido que podía tener el que la arcilla de una estrella fría se hubiese erguido. 

¿Para qué erguirse si brazos y piernas iban a acabar tendidos en un campo de Francia sin que el sol pudiera darles nueva vida? Y sí: una estrella en busca de sentido se irgue y para ello se dota de brazos y piernas. Lo que estaba tendido se levanta y camina. Hay aquí un relato de creación, de acción, de imagen en movimiento y de imaginación.

 

Un solo trazo conteniendo un espacio, ya finito por acción de la voluntad de erguirse en busca de... eso, ¿quién lo sabe? Anthropos se ha levantado y no sabe por qué, pero persigue saberlo, y el no sentido le impele a sentir. La tierra se ha hecho hombre. Bienvenida seas.

Simplicidad, sin duda: a menudo todo se reduce a un solo trazo. Todo se amplifica con un solo trazo. Curvas como caminos. Círculos en los que el pincel ha grabado los anillos de un tronco finalmente expuesto al rigor del movimiento. Escaleras que, mejor que los caminos, invitan a lo desconocido. Volúmenes prismáticos multiplicados y yuxtapuestos que hablan de casas grises, iguales, sin gente.

Después, un trazo sinuoso nace de un mástil y llama quién sabe a qué revolución. Y aquí y allá un engaño para la vista habla de otra manera de sentir, de otro mundo que en este es imposible, y es marca de la casa. Son los imposibles de Pedro Oliver. Es un lenguaje propio y claro, un código visual como sólo los grandes son capaces de crear, y Anthropos evoluciona y aprende, y fija ese cono- cimiento para compartirlo. Otra marca de la casa, ahora los tampones: imágenes fijadas que se aplican en multitud de circunstancias. Anthropos ha llegado a la plenitud, porque ha subido a la colina y a cada criatura ha puesto un sello, nombre en su versión oral... “y en ese momento quedó inaugurada la humanidad” dice Miquel Àngel Riera en su versión literaria del nacimiento del lenguaje (“La inauguració”). Y el artista lo celebra y lo señala introduciendo letras en el mundo que acaba de crear.

Fragmento del texto estrella se levantaItinerario personal por Neverisland defense

(Anthropos in the house). Nicolau Dols

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg