23 de mayo- 14 de junio 2014

Centro de Arte Contemporáneo de Cuenca


Ansentamientos

Recuerdo aún los límites de mi ciudad. Recuerdo una ciudad a la que se llegaba por tres vías que procediendo de la sierra atravesaban huellas y  hocinos desembocando en las intrincadas callejuelas de la antigua ciudad. Recuerdo otras tres carreteras que se comunicaban con el levante y el interior, y que después de franquear campos de cultivo, aserraderos, pequeños talleres de carpintería y mecánicos, se introducían rápidamente en la nueva ciudad edificada alrededor de un parque, donde la gente se arremolinaba en torno a los edificios administrativos y los comercios, abarrotando las pequeñas aceras que circundaban las calles.

Recuerdo cuando la ciudad estaba perfectamente delimitada por sus barrios que se caracterizaban principalmente por su orografía, y mantenían sus peculiaridades constructivas adaptando las viviendas al terreno. Recuerdo cuando las casas con muchas menos comodidades eran cálidas y agradables, recuerdo que estaban abiertas casi todo el día para todo el mundo que necesitara algo de su interior.

 

DSC_0030.JPG

 

Recuerdo los olores de las tahonas, del mercado central por las mañanas, de las chimeneas en invierno, y la fragancia a espliego en su recolección y cocción al final del verano.

Recuerdo cuando nos pasábamos el tiempo en la calle con improvisados juegos que habiendo comenzado en el barrio terminaban en el campo, en las zonas de huerta o en el río, dependiendo de la época del año. Recuerdo lo fácil que era organizar batallas, improvisar campos de fútbol en el descampado, bañamos en el río para mitigar los rigores del verano, o alargar los atardeceres y adentrarnos en la oscuridad de la noche contando una y mil veces historias de miedo y de misterio que asegurábamos que habían acontecido cerca o en la misma ciudad, todo esto estando a unos pocos minutos del barrio y de casa, sin que nuestras largas ausencias constituyeran grandes preocupaciones para nuestros progenitores.

Recuerdo la antigua ciudad, y comparándola con la presente rápidamente surgen las diferencias, entablando ventajas e inconvenientes, pudiendo observar como la proliferación del asfalto y la construcción de viviendas iguales unas a otras se ha llevado por delante la libertad de los niños principalmente, la calidez de las antiguas viviendas y la cercanía de las personas, a cambio de tener un espacio más amplio, más comodidades o más servicios

 

DSC_0033.JPG

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg