13 de enero- 14 de marzo 2012

Centro de arte Contemporáneo/ Cuenca


Bonifacio Alfonso, uno de los pintores más interesantes, más coherentes y peor conocidos del último cuarto del siglo XX, falleció a finales del pasado mes de diciembre de 2011 y por la gran amistad que le unió a Antonio Pérez, durante los años que estuvo afincado en la ciudad de Cuenca, la Fundación ha querido rememorar la calidad artística y la importante trayectoria de Bonifacio a través de esta muestra retrospectiva de su obra, sin olvidar que en junio del año 2001 la Fundación Antonio Pérez ya le dedico una exposición titulada Bonifacio en las colecciones conquenses, con motivo de la cual se publicó un catálogo con la obra expuesta junto contextos de amigos y una selección de fotografías del pintor.

Bonifacios en la Fundación Antonio Pérez, es una selección de obras de este artista, sacadas de los fondos de la colección permanente de la Fundación y del Museo de Obra Gráfica de San Clemente. Más de una veintena de obra sobre tela, collages y papeles, junto con más de treinta grabados, serigrafías, litografías y aguafuertes se muestran en las salas de exposiciones temporales. La obra está acompañada de documentación y libros de artista de este pintor, así como un ejemplar de Tomilleros, libro con doce serigrafías originales y un texto de Antonio Pérez perteneciente a la colección Antojos, editado en 1979.

 

6660026739_13db069e21_b.jpg

Antonio Pérez con Bonifacio Alfonso y Javier Pagola, 1985

 

Bonifacio, artista con una prolífica carrera y un extenso currículum, empezó a dibujar y colorear de niño y a los catorce años se puso a trabajar, compartiendo su afición a la pintura con múltiples y variados oficios, que abandonó a los treinta y tantos para dedicarse en exclusiva a pintar. Se dedicó al mundo del toro y tuvo una etapa de maletilla, mundo que abandonó a pesar de su gran afición pero que de una forma u otra aparece recurrentemente en su obra pictórica mediante arabescos brutales que plasman el feroz encuentro entre el hombre y la bestia. Trabajó como pintor de brocha gorda y en varias imprentas de artes gráficas de Bilbao.

Bonifacio construye constantemente, corrige, deshace y difumina. El azar, la improvisación y el desorden ordenado son el leitmotiv de su obra.  Se sirve de diversos materiales para la creación de sus cuadros: lápices blandos, grasos, collages etc.

Todos sus dibujos están compuestos de personajes y figuras arraigados a una base mediante pies y cabezas. Personajes, objetos y animales que habitan espacios indefinidos. Muchas de sus obras están dominadas por el sexo, el erotismo y el deseo de personajes masculinos y femeninos, así como de monstruos. Son seres extraños y deformes, formas e imágenes  que surgen de su imaginación delirante llena de fantasmas y obsesiones  que son el resultado de una observación constante del mundo y la vida que le rodea. Sus cuadros son investigaciones y experimentos constantes, son el reflejo de problemas dudas e inseguridades nacidos de otras realidades. El propio Bonifacio decía: <<Nunca he vivido el placer de la pintura…Para mí es un combate, un conflicto importante… Es como una ceremonia dramática. El cuadro es un objeto que te da vida o te la quita y, al igual que los toros, deja huellas>>.

 

Sus cuadros son la experimentación de la aglomeración de imágenes, están impregnados de un constante horror vacui que nos delata el miedo de Bonifacio a los espacios son pintar. Las superficies están repletas de un dinamismo minucioso provocado por la gestualidad que sólo se encuentra limitado por la superficie pictórica que utiliza para sus composiciones: telas, tablas, papel, grabados, collages, etc.

Su obra, como el mismo confesaba, se encuentra muy cercana a las pinturas rupestres de Altamira y a las esculturas africanas. Muchos autores han equiparado su obra con la del pintor y poeta chileno Roberto Matta, pero Bonifacio no sólo se interesa por este artista, también muestra abiertamente su interés por Antonio Saura, el grupo Cobra, concretamente por AsgerJorn, por Gorki y de Kooning, la libertad gestual de Jackson Pollock, el mundo mágico de Wilfredo Lam, así como la obra de otros artistas de la nueva figuración.

Bonifacio ha estado estrechamente ligado a la ciudad de Cuenca desde que en 1967 Fernando Zobel lo conoció en Bilbao, descubrió el gran potencial de este pintor y le animó para que viniese a Cuenca, ciudad en la que se instaló por un periodo de veintiocho años estableciendo su estudio en la Calle del Trabuco. Aquí aprendió a grabar con Antonio Lorenzo y mantuvo relación con Saura, Millares, Guerrero, Torner, Gerardo Rueda, Sempere y Rivera. Durante estos años cultivó una gran pasión por la entomología y la pesca, convirtiéndose los insectos en protagonistas de muchas de sus obras; los cazaba y luego los utilizaba de modelo para sus dibujos, aguafuertes y puntas secas realizados con una minuciosa precisión. Ya en 1976 Antonio Pérez escribió un texto junto con Fernando Zobel y Antonio Saura titulado Del limbo al laberinto. En 1989 Le encargan el diseño de las vidrieras del ábside de la Catedral de Cuenca, junto a Gustavo Torner.

La obra de Bonifacio atrajo a la crítica y a todos los artistas contemporáneos con los que convivió, su obra se exhibió en muchas galerías españolas más prestigiosas, entre ellas Juana Mordó y Antonio Machón, en las que expuso regularmente. Fue galardonado con el Premio Nacional de Grabado (1993) y con el Premio de las Artes de la Comunidad de Madrid (2005). El Círculo de Bellas Artes de Madrid le dedicó en 2007 una amplia retrospectiva titulada En los Campos de batalla que estaba acompañada por el documental La cicatriz de la pintura. Su obra se encuentra en los fondos de grandes museos y colecciones públicas nacionales e internacionales.

 

Prolífico pintor, gran dibujante y grabador de calidad es lo que resume la obra de este artista que podrá visitarse en las salas de la Fundación Antonio Pérez hasta el próximo 14 de marzo de 2012.

 

P1010008_opt.jpg

 

 

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg