15 de abril-15 de mayo 2003

Centro de Arte Contemporáneo/Cuenca


El arte como juego, recoge una serie de trabajos del artista Ricardo Cadenas, en los que juega con las líneas, el color, y otros elementos visuales de la iconografía clásica del cómic y del pin-up.

Ricardo Cadenas ha conseguido en los últimos años liberar al extraor­dinario dibujante que llevaba den­tro. Aunque no era ningún secreto, ya que bastaba mirar con atención sus cuadros para que se transparentase de inmediato, su destreza estaba condicionada, limitada y relegada hasta hace muy poco por el pintor que también era y es Ricardo Cadenas, un pintor inseparable del dibu­jante que asimismo era y es.

En realidad, siempre ha sido, desde el principio, un dibujante excelente que ha sabido manejar como pocos la relación casi algebraica entre la tensión del pulso y la presión de la mano que determina los contamos, líneas, garabatos, perfiles, ras­gos, siluetas, bosquejos, croquis, bocetos, diseños, apuntes, esquemas, borrones, trazos, manchas, estudios y todos los demás nombres que se utilizan para refe­rirse a ese lenguaje artístico que conjuga la espontaneidad con la economía de medios, en el que cabe tanto la velocidad como la precisión, la intuición como el análisis, el pulso firme como el temblor, la emoción como la regla. En otra palabra: el dibujo.

El juego del dibujo es el título de una serie de imágenes recientes de Ricardo Cadenas. En todas ellas hay un brazo que surge como por arte de magia de un fondo pictórico, que parece (y si lo pare­ce es que también lo es) el cuerpo de ese único brazo que acaba en una mano de seis dedos, de los que el principal es un afilado lápiz que traza las escenas con líneas que delimitan, en el momento mismo de crearse, un estudio aparente­mente mecánico, despiezado, numerado y hasta abarrotado, a punto de ser con­fuso por la continua superposición de capas, pero en el que nunca se renuncia a la claridad y distinción que caracteriza el dibujo de línea. Una línea precisa que se desliza sobre la pintura y unas veces delimita y otras sugiere, sin dejar de des­cribir, pero también capaz de acariciar, con una sensualidad que parecería más propio buscarla en el volumen de la luz y la temperatura del color, en la suavidad de las pinceladas cargadas de materia, en el cuerpo mismo de la pintura.

Fragmento del texto de Horacio Fernández para el catálogo de la exposición.

003-03.jpg

 

Ricardo Cadenas estudió Bellas Artes en la Universidad de Sevilla, y desde 1987 es profesor de dibujo en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca.

Como pintor, a partir de 1985 ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas, nacionales e internacionales. Entre las exposiciones individuales podemos destacar las celebradas en la galería La Máquina Española de Sevilla y Madrid, la T'Venster Gallery de Rotterdam, o más recientemente, las de la galería Buades de Madrid, galería La Caja China de Sevilla, o la galería Alfredo Vinas de Málaga.

Su obra se encuentra en varias colecciones corporativas y museos de arte contemporáneo, como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, colección Caja Madrid, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid o en la Fundación Antonio Pérez, entre otros.

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg